www.som360.org/es
Ingreso

¿Quién puede pedir un ingreso involuntario? ¿Tiene que ser necesariamente un familiar próximo?

No, puede hacerlo cualquier persona que actúe con buena fe. Puede ser el vecindario, una amistad, un compañero o compañera de trabajo o un profesional de trabajo social. También puede pedirlo el terapeuta que atiende habitualmente a la persona.

Hay familiares que no quieren que se sepa que han pedido un ingreso involuntario. También hay terapeutas que prefieren no hacer ellos directamente el ingreso involuntario, por no perder la confianza de la persona afectada. En ambos casos, pues, preferirán que sea el juzgado o el Ministerio Fiscal quien actúe, una vez informados de la situación clínica de la persona.

La persona de quien se pide el ingreso tiene derecho a un abogado y a tener conocimiento de toda la documentación de su expediente judicial.