Pregunta al experto

Las autolesiones en adolescentes

Existe una preocupación creciente por el incremento detectado de conductas autolesivas entre los y las adolescentes. El aumento de las autolesiones no suicidas (ANS) responden al malestar acumulado por la población infantojuvenil en estos últimos dos años, pese a que el crecimiento de esta conducta lo observamos hace unos 8-10 años. Otro aspecto preocupante es que esta conducta se inicia a edades cada vez más tempranas. En esta sesión esperamos responder a todas vuestras dudas y facilitar herramientas para comprender el origen de esta conducta, saber detectar, reaccionar y buscar ayuda, así como tener herramientas para gestionar estos casos en el aula.
Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez
Psicóloga clínica. Área de Salud Mental.
Hospital Sant Joan de Déu Barcelona
Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno
Doctor en psicología
Consorci Sanitari de l'Anoia
Expertos
Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez
Psicóloga clínica. Área de Salud Mental.
Hospital Sant Joan de Déu Barcelona
Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno
Doctor en psicología
Consorci Sanitari de l'Anoia

¡Consulta las respuestas!

Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez

Los motivos por los que una adolescente se autolesiona pueden ser diversos, y pueden cambiar a lo largo del tiempo. Los expertos dividen estas «motivaciones» en interpersonales e intrapersonales. Las primeras tienen que ver con la relación con los demás (evitar un acontecimiento social indeseado, pedir ayuda a un familiar que se percibe como desconocedor de este malestar, etc.). Las segundas tienen que ver con la gestión de las propias emociones o estados mentales (disminuir la ansiedad, sentirse viva, calmar o contrarrestar sentimientos de culpa, etc.)

Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez

Es habitual que las adolescentes que se autolesionan en un primer momento no quieran hablar sobre el tema. En estos casos conviene tener paciencia y aproximarse de forma indirecta, flexible, cautelosa. Si aun así la adolescente no quiere hablar, se puede pedir ayuda a algún familiar cercano, con el que la chica tenga confianza, por ejemplo, una tía, una prima mayor, etc., Si el problema se está agravando y sigue sin querer hablar, entonces es necesario solicitar ayuda a un profesional.

Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez

La revisión directa del cuerpo para comprobar la existencia de nuevas autolesiones es algo que puede ser muy intimidante o estresante para la adolescente que se autolesiona. En ocasiones es necesario e inevitable, como cuando las personas que se autolesionan están hospitalizadas o atendidas en un contexto clínico - asistencial. Estas observaciones se encuadran en las curas de enfermería y la realizan profesionales sanitarios.

En casa, los padres pueden pedir a sus hijos e hijas que se las muestren, si existe la sospecha que se han producido nuevas lesiones, pero siempre desde una aproximación basada en la confianza y colaboración voluntaria del hijo o hija. Si los padres observan signos muy evidentes de autolesión (como manchas de sangre en ropa o sábanas) entonces sería imprescindible pedir que las muestren o incluso llevar a la chica a un centro de salud para que las curen y valoren su gravedad.

Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno

Descubrir que tu hija o hijo se autolesiona puede ser algo muy difícil de digerir y de entender. A la hora de hablar de ello es recomendable que puedas explicarle cómo eso te hace sentir, que lo hagas de manera lo más tranquila posible (intenta no discutir o culpabilizar) y que intentes saber cómo se siente tu hijo o hija con la autolesión (cómo se siente antes y después de hacerlo). Detrás de la autolesión puede haber cierto malestar o dificultades emocionales, por lo que es importante que le hagas saber que no está solo. Es recomendable que puedas tener información contrastada sobre la autolesión (cuanto más sepas mejor podrás ayudarle), incluyendo cómo pedir ayuda profesional.

Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez

Si una amiga te cuenta que se ha autolesionado, esto supone una muestra de confianza, por lo que deberías utilizarla para convencerla de que sea ella misma la que se lo cuente a sus padres o a alguna persona adulta que la pueda ayudar. En ocasiones es más fácil empezar contándolo a una orientadora escolar, al tutor o tutora, al psicopedagogo, etc. y posteriormente este profesional puede ayudar a contárselo a los padres, que siempre deberían acabar estando informados, aunque no siempre sean los primeros en saberlo.

Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno

Sabemos que existen diferentes tipos de autolesión. Algunas son más severas que otras. Algunos estudios indican que las chicas se autolesionan más frecuentemente (sobre todo en el contexto clínico), lo hacen utilizando más métodos distintos y es más probable que utilicen el corte como método de autolesión. Los chichos se autolesionan de manera menos frecuente y utilizan más otro tipo de métodos. Por tanto, existen algunas diferencias entre chicos y chicas.

Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno

La tricotilomanía, pese a que puede conllevar un daño físico, no se considera autolesión. Habitualmente en la tricotilomanía existe un componente compulsivo y, en la mayoría de las ocasiones, esta conducta se realiza sin prácticamente consciencia de ella. La autolesión constituye un fenómeno distinto, y es importante diferenciarla de otras conductas similares, puesto que el tratamiento es diferente.

Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno

Es importante conocer con detalle cuáles son los factores que disparan la idea de autolesionarse, y cuáles son las consecuencias de esta conducta para cada persona. La mayoría de los jóvenes explican que se autolesionan para «aliviar» una emoción, pensamiento o sensación desagradable. Aunque cueste de entender, la autolesión puede provocar ese alivio a corto plazo, y por ello es más probable que se repita en el futuro.

Describir las consecuencias negativas a medio largo plazo que puede tener la autolesión (p.e., vergüenza, que la familia se preocupe …), puede ser de ayuda para que la persona empiece a considerarla como algo contra lo que hay que luchar. Muchas veces, la ayuda de un profesional puede ser de ayuda en este sentido, y puede contribuir a adquirir estrategias alternativas a la autolesión que mejoren la tolerancia al malestar y la capacidad de regulación emocional.

Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez

Para acceder a la atención de un o una psicóloga clínica de la sanidad pública se debe primero consultar al pediatra o al médico de cabecera, que es quien hará la derivación a los servicios de salud mental especializada (centros de salud mental infanto-juvenil). En ocasiones, y según el territorio, existe la posibilidad de recibir la atención por parte de un psicólogo clínico en el mismo centro de atención primaria. En Cataluña, es a través del Programa de Soporte a la Primaria (PSP) que se compone de profesionales especializados en salud mental que asesoran y colaboran con los pediatras en la prevención secundaria.   

Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez

Los procesos terapéuticos suelen llevar un tiempo (mínimo unos meses) y las recaídas no son algo extraño.  Es importante que, junto con el profesional, y con la persona afectada, los padres colaboren en la identificación y, a ser posible la modificación, de aquellos factores o variables que influyen en estas recaídas, y esto forma parte del propio proceso de terapia.

Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez

No, una autolesión es un daño corporal autoinfligido, sobre la superficie corporal. Suelen ser cortes, quemaduras, rascado que provoca lesiones, levantarse costras o no dejar que cicatricen las heridas, quemaduras, golpes, etc.  En el caso que se expone, es cierto que se trata de una conducta que puede ser nociva para la salud, y que se realiza con la función de evitar una situación temida o que provoca ansiedad (y en esto se parecería a las autolesiones no suicidas) pero no se considera autolesión según las conceptualizaciones actuales.

Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez

Normalmente las autolesiones se realizan en brazos. Esta es la topografía corporal más habitual de los cortes (en los antebrazos). No obstante, también son frecuentes en piernas y abdomen. Se pueden detectar a través de algunas conductas extrañas como llevar manga larga o cubrir excesivamente el cuerpo en verano, no querer acudir a la piscina, al gimnasio, no cambiarse en los vestuarios, etc. Además, es frecuente que se observen manchas de sangre en la ropa o en toallas o sábanas.

Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno

Durante mucho tiempo, en las clasificaciones diagnósticas, la autolesión solo aparecía como un síntoma del trastorno límite de la personalidad (TLP).  En el contexto clínico, la realidad es que la autolesión es un fenómeno transdiagnóstico muy frecuente, que está presente en diferentes problemas de salud mental (p.e., trastornos de la conducta alimentaria, trastornos depresivos).

Por otro lado, también sabemos que la autolesión es muy frecuente en la población general, y que puede sucederse sin que exista otro trastorno mental. De hecho, sabemos que aproximadamente el 30% de los adolescentes y adultos jóvenes de la población general se ha autolesionado alguna vez en la vida. Recientemente, la autolesión no suicida se ha incorporado en el DSM-5 (la guía clínica de referencia en el diagnóstico de trastornos mentales) como una categoría diagnóstica a estudio, lo que podría ayudar a diferenciarla de otros problemas de salud mental.

Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno

Probablemente existan varios motivos. Uno de ellos tiene que ver con el cambio en la manera de relacionarnos en las últimas décadas. El uso de redes sociales como instrumento de socialización puede ayudar a la propagación de la autolesión entre los jóvenes. También, en los últimos años, la autolesión ha sido más frecuente en series de televisión y canciones dirigidas a los jóvenes, lo que puede haber contribuido a cierta normalización de este tipo de conductas.

Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno

Las redes sociales pueden ser un instrumento para la propagación del fenómeno de la autolesión. Sabemos que existen páginas y videos en las redes sociales que hablan de la autolesión. Esto hace que sea muy probable que la mayoría de los jóvenes conozcan qué es. Sin embargo, las redes sociales también son una oportunidad para poder ayudar a aquellos jóvenes que se autolesionan o que están en riesgo de hacerlo. Existen algunas páginas web con información contrastada sobre la autolesión, como answers.cat Conocerlas podría ser de ayuda. Hablar sobre ello abiertamente, también podría ser de utilidad.

Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez

La influencia del grupo a esta edad es muy elevada. Para una adolescente ser aceptada socialmente puede ser una de sus principales necesidades. Esto sucede tanto en adolescentes excesivamente dependientes, como en adolescentes no dependientes. Por ello, muchas veces se observan conductas de imitación.

Para proteger a las adolescentes de ello, lo más importante debe realizarse algunos años antes, favoreciendo que la chica no tenga excesiva dependencia interpersonal, ni excesiva necesidad de aceptación y apoyo, que tenga asertividad, criterio propio, y cierta independencia.  Aun así, e incluso si esto ya se ha logrado, puede darse riesgo de imitación, para conseguir la aceptación en un grupo. En estos casos se debería de hablar con la chica, e incluso con la mediación de algún profesional, para favorecer la toma de perspectiva, o incluso el alejamiento de éstas si la presión grupal hacia las autolesiones es muy elevada.

Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno

Muchos jóvenes explican que se autolesionan para regular una situación social (p.e., evitar una discusión, recibir cuidados …). Aunque esto pueda parecer una manipulación, es preferible valorar los factores que han precipitado esa autolesión y las consecuencias a corto plazo (p.e., si existe algún refuerzo) en cada caso concreto. Sin embargo, cabe destacar que la mayoría de las veces, la autolesión tiene que ver con una manera disfuncional de manejar las propias emociones.  

Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez

Para abordar las autolesiones existen diversos abordajes a realizar, desde los más generales a los más especializados. Cuando se detecta el problema, y éste no es grave, se recomienda abordajes más generales, que pueden realizarse en un contexto no clínico. En estos casos pueden ser eficaces terapias de apoyo de tipo generalista, como intervenciones de disminución de la ansiedad, entrenamiento en técnicas de solución de problemas, técnicas de mindfulness, etc. En casos más complicados, porque la adolescente lleva más tiempo autolesionándose, o porque las autolesiones se acompañan de otro tipo de problemas que pueden requerir atención clínica, entonces es necesario una evaluación por parte de un especialista en salud mental, y la aplicación de intervenciones clínicas más específicas como la terapia cognitivo conductual, la terapia dialéctica conductual, o intervenciones basadas en ésta.    

Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno

Muchos jóvenes que se autolesionan de manera recurrente pueden sentirse solos, raros o aislados. Poder hablar con ellos de manera lo más tranquila posible puede ayudar con esos sentimientos. Para ello, es importante tener información sobre mitos, características y posibilidades de tratamiento. Que la persona entienda los motivos que le llevan a autolesionarse puede ser algo que le ayude a estar más motivad a cambiarlo.

Recomendamos la web del Grupo GRETA, donde existe información sobre la autolesión diseñada por expertos en el tema.

Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno

El suicidio y la autolesión son fenómenos distintos. La autolesión es un fenómeno, que, por definición, implica la ausencia de una intencionalidad suicida. Sin embargo, las personas que se autolesionan son más vulnerables a experimentar ideas de suicidio si esa conducta es persistente.

Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno

Dejar de autolesionarse es posible. Cuando la conducta es recurrente, es recomendable consultar con un experto. La mayoría de las personas que realizan tratamiento específico para la autolesión dejan de autolesionarse y mejoran su bienestar emocional.

Dr. Daniel Vega Moreno
Dr. Daniel Vega Moreno

Es recomendable que en cada centro educativo exista un protocolo de actuación ante un caso de autolesión. Éste debería contener puntos acerca de cómo identificar estos casos, quién y cómo debe evaluar al alumno que se ha autolesionado, cómo y cuándo contactar con los padres, y cómo evitar el contagio social en el resto de los alumnos.

Anna Sintes
Dra. Anna Sintes Estévez

En estos casos es lógico que las chicas consideren que es normal, ya que algo que realizan muchas personas tiende a considerarse normal. No obstante, y a pesar de que exista un grupo, y que haya habido un claro efecto contagio, los casos se deben de tratar de forma individual.

No es aconsejable realizar intervenciones grupales en este contexto (escolar) ni tratar el problema de todas de la misma manera. Los distintos casos pueden ser muy distintos en cuanto a personalidad, criterios de riesgo, co-ocurrencia de otros problemas psicológicos, tipo de familia, etc., Sería conveniente valorar cada caso e informar a los padres. Las chicas con menos problemas añadidos a la autolesión podrían recibir ayuda en el contexto escolar (orientadora psicopedagógica). En otros casos en los que se detectan más problemas además de la autolesión, se debería aconsejar a los padres que pidieran ayuda en la sanidad pública (pediatra, o médico de cabecera y valoración de la necesidad de derivación a la atención especializada).

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 10 de Enero de 2022
Última modificación: 3 de Marzo de 2022