Trastorno de la conducta alimentaria

¿Qué señales de alerta de un trastorno de la conducta alimentaria puede detectar el profesorado?

Es muy importante tener presente que las señales de alerta de un trastorno de la conducta alimentaria varían en función de la persona. Habitualmente, se puede percibir una alteración en el rendimiento académico, con una disminución del rendimiento o un incremento de horas dedicadas al estudio, y un aumento de la preocupación, el perfeccionismo, la exigencia y la manifestación de insatisfacción o inseguridad.

También es posible observar esta alteración a través del abandono de las tareas y las responsabilidades y de las dificultades para trabajar en grupo o para concentrarse.

En cuanto a las relaciones sociales, pueden aparecer conflictos con las personas de su entorno, aumentar la irritabilidad o la aparición de mentiras. Hay tendencia a aislarse y distanciarse de las amistades o el grupo de iguales.

En espacios de comedor, a la hora de almuerzo o en una excursión, puede llamar la atención la preocupación por la comida, el hecho de que evite comer en compañía, encontrar restos de comida escondidos o comportamientos extraños en las comidas como desmenuzar o manipular mucho los alimentos.