Trastorno de la conducta alimentaria

¿Por qué una persona con TCA puede llegar a abusar del alcohol?

Hay diversos motivos por los cuales una persona afectada por un trastorno de la conducta alimentaria puede llegar a tener una conducta de abuso del alcohol:

  • La desinhibición que aporta el consumo, aunque sea leve, facilita la capacidad de interacción social, teniendo un efecto directo sobre la autoestima.
  • El alcohol es usado como una forma de regulación emocional. Ayuda a afrontar emociones desagradables como la soledad, el aburrimiento o la tristeza. Como nos manifestaban nuestros seguidores: «Así la tristeza pesaba menos y me ayudaba a acallar la voz».
  • La intoxicación leve inicial aumenta la sensación de euforia, se convierte en una vía de escape de los problemas. «Usaba el alcohol para olvidar de todo, desinhibirme», nos cuentan.
  • Al tratarse de una droga «social», se utiliza para encajar con los demás y cumplir con las expectativas sociales: «Yo no quería excluirme, así que me obligaba a tragarme mis miedos».
  • Tiene una función anorexígena, es decir, la persona deja de tomar alimentos para consumir alcohol con la idea de que, sacrificando la comida, reducirá su peso: «Si ese día sabía que iba a beber, restringía al máximo».
  • También está la creencia de que el alcohol hace entrar en calor y combate el frío de la desnutrición.