¿Cuál es la causa de los trastornos de la conducta alimentaria?

La causa de los trastornos de la conducta alimentaria es multifactorial. En su formación se encuentran involucrados diversos factores biológicos y genéticos, características psicológicas, aspectos socioculturales y estresores ambientales. El peso específico de cada uno de ellos todavía no está bien establecido.

Estos trastornos suelen iniciarse en la adolescencia, aunque progresivamente se va observando una mayor frecuencia de inicio en la etapa prepuberal y en la edad adulta. Afectan principalmente a la población femenina: aproximadamente, de cada 10 casos, 9 son mujeres y 1 es un hombre.

Factores causantes de los trastornos de la conducta alimentaria:

  • Factores biológicos (vulnerabilidad familiar): Los estudios realizados en familias muestran una mayor frecuencia de trastornos alimentarios entre los familiares de personas con TCA que entre los de personas sin la enfermedad. En el caso de la anorexia nerviosa, la genética parece explicar entre el 60% y el 70% del riesgo a padecer el trastorno.
  • Factores socioculturales: Diferentes estudios identifican la relación entre los trastornos de la conducta alimentaria y modelos familiares sobreprotectores, rígidos y exigentes, conflictivos y poco cohesionados. Por otro lado, se encuentran los factores culturales relacionados con el culto al cuerpo, un ideal de belleza excesivamente delgado, la influencia de la moda y de los medios de comunicación y el impacto de las redes sociales en los jóvenes.
  • Factores psicológicos: Se han asociado con los trastornos de la conducta alimentaria rasgos de personalidad de excesiva rigidez, perfeccionismo, autoexigencia, retraimiento social y una historia personal de dificultades alimentarias.  De forma específica, en la bulimia y el trastorno por atracones destaca un perfil de personalidad más impulsivo, con dificultades para persistir frente a la frustración, que derivan en sobreingestas de tipo ansioso. La baja autoestima es un factor común en la mayoría de los trastornos de la conducta alimentaria.
  • Acontecimientos vitales potencialmente estresantes: Se han relacionado abusos sexuales y/o físicos en la infancia, críticas del entorno respecto al físico y antecedentes de crisis vital.