Factores de protección de los trastornos de la conducta alimentaria

De la misma manera que tenemos factores de riesgo para el desarrollo de determinadas enfermedades, también disponemos de factores de protección. Los factores de protección son aquellos que pueden reducir el riesgo de desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria.

Los principales factores de protección se pueden agrupar de la siguiente manera:

  • Factores individuales de protección:
    • Buena autoestima.
    • Imagen corporal positiva.
    • Pensamiento crítico en relación a las imágenes de los medios.
    • Bienestar emocional.
    • Buena adaptación escolar (rendimiento y relación con iguales).
    • Asertividad.
    • Buenas habilidades sociales.
    • Resolución de problemas y estrategias de afrontamiento.
  • Factores familiares de protección:
    • Pertenecer a una familia que no enfatiza demasiado el peso y el atractivo físico.
    • Realizar al menos una de las comidas principales en familia.
  • Factores socioculturales de protección:
    • Pertenecer a una cultura menos occidentalizada que acepta una variedad de formas y tamaños corporales.
    • Participar en deportes o en industria donde no hay énfasis en el atractivo físico o delgadez.
    • Relaciones de apoyo social donde el peso y la apariencia física no son motivo de gran preocupación.

A continuación se describe un decálogo sobre los principales factores familiares de protección de los TCA:

  1. Potenciar la autoestima: elogiar a nuestros hijos/as por cómo son y reforzar positivamente su personalidad y sus habilidades en lugar de aquello que tiene que ver con la apariencia física.
  2. Favorecer una autoimagen corporal positiva: aceptar las diferencias entre las personas y respetar a todos, independientemente de cómo es su aspecto físico.
  3. Promover hábitos alimenticios y un estilo de vida saludables: la familia debe ser un modelo de salud para sus hijos/as.
  4. Hacer al menos una comida al día en familia: convirtiendo la alimentación en un acto social y familiar.
  5. Dar herramientas para desarrollar un sentido crítico frente a estereotipos de belleza difundidos en los medios de comunicación y sobre la información de dietas milagro.
  6. Fomentar la comunicación en la familia: escuchar a los niños y niñas su opinión dentro de la familia. Establecer vías de comunicación con los adolescentes.
  7. Compartir actividades en el tiempo libre: realizar juntos actividades deportivas, salidas culturales, leer, ver la televisión, navegar por Internet, etc.
  8. Rechazar ideales estéticos no realistas que puedan poner en riesgo la salud de nuestros hijos e hijas.
  9. Fomentar la autonomía: evitar la sobreprotección para favorecer la autoestima y seguridad personal de los hijos/as.
  10. Advertir de los contenidos nocivos de internet y de las redes sociales: páginas web y redes sociales que hacen apología de la anorexia y la bulimia como una forma de vida.