Trastorno de la conducta alimentaria

¿És diferente el TCA en los chicos que en las chicas?

Diferente, no. Con peculiaridades, sí. Los desencadenantes que podemos encontrar si exploramos lo sucedido no son muy distintos entre los dos sexos. En chicos con trastorno alimentario se ha detectado un peso de base mayor en comparación con las chicas; también es especialmente frecuente encontrar antecedentes de bullying y dudas sobre la orientación sexual. Así pues, todos estos pueden ser factores precipitantes de un problema alimentario en el sexo masculino. Los conflictos y miedos subyacentes son, fuera de esto, similares en los dos sexos y comunes a la adolescencia en un sentido más amplio.

Las manifestaciones físicas también son similares, pero en los chicos, si bajan de peso, el desequilibrio hormonal se manifiesta de forma diferente: bajan los andrógenos, y por eso el pelo genital y corporal se reduce, acercándose al patrón femenino, y al mismo tiempo se reduce el deseo sexual. La ganancia de peso, por su parte, da problemas a medio y largo plazo, pero no menos importantes; entre ellos están la obesidad, la sobrecarga articular, la diabetes y los problemas cardiovasculares. Los atracones y vómitos de por si propician además el reflujo gástrico, la mala digestión y desarreglos de evacuación, tanto diarrea como estreñimiento.

El ideal corporal al que aspiran los hombres también difiere respecto al femenino, lo que puede sumarse a los complejos y preocupaciones sobre la sexualidad que existieran previamente. Será necesario trabajar estos aspectos en las terapias.