Trastorno de la conducta alimentaria

¿Qué hay más allá del trastorno alimentario?

Hay un desajuste, un desequilibrio. Entre cómo se es y cómo se querría ser. Entre lo que se siente y se piensa hacia uno mismo y lo que se cree que los demás esperan o piensan de uno mismo. Entre los recursos propios y la situación de crisis a la que la vida nos enfrenta.

Hay miedo e inseguridades. A veces, comentarios desacertados que pueden hacer mucho daño. Y se busca obtener seguridad intentando controlar la comida y el físico, porque son cosas concretas y materiales, que parece que se puedan modificar libremente y por cuenta propia, sin necesidad de nadie. Y, más allá de cierto punto, no es así. Y la pretendida solución se convierte en trampa.

Todo el mundo quiere sentirse integrado, encontrar su sitio, pero a menudo se acaba atrapado. Porque el trastorno alimentario funciona en la práctica como una adicción que nace de una necesidad, que va quedando enterrada más y más adentro.